¿CUANTO ME CUESTA ALMACENAR UN EURO?

ALMACENAR UN EURONuestra civilización, desde hace ya más de dos siglos, está padeciendo una de las mayores pandemias conocidas. Se trata del síndrome del “por si acaso”. Este síndrome nos obliga guardar y almacenar todo tipo de enseres y elementos que NUNCA MÁS vamos a necesitar. Además, si los necesitáramos en algún momento, el síndrome del “por si acaso” haría que no los encontráramos y lo tuviéramos que comprar de nuevo.

Para los que todavía piensen que almacenar es ventajoso me gustaría reflexionar en CUANTO NOS CUESTA ALMACENAR UN EURO.

En términos generales, EL COSTE DE ALMACENAR UN EURO DURANTE UN AÑO ESTÁ ENTRE UN 20% Y UN 25%.

¿Qué conceptos componen este coste? Los siguientes:

  1. Impuestos de radicación y otros impuestos municipales
  2. Coste del dinero inmovilizado. Es decir, cuanto está pagando la empresa por financiar su dinero.
  3. Prima de seguro por el valor de la mercancía.
  4. Amortización del edificio.
  5. Coste del material obsoleto que ya no vamos a poder sacar al mercado.
  6. Coste del deterioro del material. Se trata de material que, por el hecho de permanecer almacenado en un lugar, sufre deterioro, tanto del embalaje como de su contenido.
  7. Gastos de conservación del almacén.
  8. Salarios del personal de almacén.
  9. Reparación y conservación  de medios de transporte.
  10. …(añada usted los suyos propios)

Deliberadamente nos hemos dejado un factor. Quizás uno de los más importantes. El volumen de inventario es directamente proporcional a la falta de agilidad a la hora de fabricar. Es decir, cuanto menos inventario tenga más rápido y flexible podre fabricar. Pero el desarrollo de este punto merece la suficiente importancia como para tratarlo aparte.

Para los más curiosos y los más incrédulos vamos a desarrollar un ejemplo numérico que corrobore la afirmación realizada al principio.

CONCEPTO IMPORTE
Superficie total de la planta 7.000 m2
Superficie del almacén 3.000 m2
Inventario a 31-12-2011 375.000 €
Inventario a 31-12-2012 410.000 €
Stock contable a 31-12-2012 415.000 €
Valor del edificio 350.000 €
Tiempo amortización previsto (amortización lineal) 15 años
Impuestos municipales 4.200 €
Coste del dinero para la empresa 7%
Prima para asegurar la mercancía (para cada 6.000 €) 60 €
Hemos vendido una mercancía a precio de saldo (7.500€). Si la hubiéramos vendido a precio de venta hubiéramos ingresado 26.000€. Su coste  ha sido de 11.000€
Gastos de personal del almacén 23.000€
Conservación y mantenimiento del almacén 750 €
Mantenimiento de los elementos de transporte 1.500€

CALCULO

1-      IMPUESTOS à Dividiremos el importe total de los impuestos pagados por el saldo medio del almacén (saldo inicial + saldo final / 2) y lo aplicaremos a la parte proporcional del almacén. En nuestro caso:

4.200€ * 3000 m2 / 7.000 m2 = 1.800€ (parte de los impuestos que deberá pagar el almacén)

Saldo medio del almacén à (375.000€ + 410.000) / 2 = 392.500€

Coste unitario por los impuestos à 1.800€ / 392.500€ = 0,00459€

2-      COSTE DEL DINERO

1€ * 0.07 = 0.07000€

3-      SEGURO

60€ / 6.000€ = 0.01000€

4-      AMORTIZACION EDIFICIO à Vamos a considerar una amortización lineal a 15 años

350.000 € / 15 años = 23.333 € anuales de cuota de amortización

Hacemos la parte proporcional del almacén: 23.333 * 3000 m2 / 7000 m2 = 10.000€

Repartimos por el saldo medio: 10.000€ / 392.500€ = 0,02548€

5-      OBSOLESCENCIA. Obtenemos la diferencia entre el precio de venta de lo saldado y su coste.

11.000€ – 7.500€ = 3.500€

De nuevo, lo repartimos por el saldo medio: 3.500€ / 392.500€ = 0.00892€

6-      DETERIORO DE LA MERCANCÍA. Corresponde a la diferencia entre el saldo contable y el real. En nuestro caso:

415.000€ – 410.000€ = 5.000€

5.000€ / 392.500€ = 0,01274€

7-      CONSERVACION EDIFICIO.

750€ / 392.500€ = 0.00191€

8-      PERSONAL

23.000€ / 392.500€ = 0,05860€

9-      MEDIOS DE TRANSPORTE

1.500€ / 392.500€ = 0,01622€

 La cifra total de los 9 factores nos da 0,20846 que pasado a porcentaje sería un 20,85%

Lógicamente este es un caso hipotético. Les invitamos a que hagan sus propios números. Seguro que les parecerá muy interesante.

Anuncios
Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

7 pasos para iniciarse en la mejora continua

Mejorar es un proceso contínuo. Es un sistema de vida.

Mejorar es un proceso contínuo. Es un sistema de vida.

MANUAL BÁSICO DE MEJORA DE PROCESOS

En la actualidad, mejorar nuestra organización no es una opción, ES UNA NECESIDAD. Hoy en día mantenerse inmóvil supone retroceder competitivamente.

La consigna es “cada día debemos mejorar un poco nuestra organización”. Y no detenernos. A esto le llamamos MEJORA CONTINUA.

Los seres vivos se adaptan al entorno, o mueren. Solamente sobreviven aquellos que han sabido adaptarse. Y la empresa ES UN SER VIVO. Nace, crece, se reproduce y muere.

De acuerdo pero ¿por dónde empiezo?

Empiece por entender que una mejora es un cambio. Por lo tanto, debe conseguir que su organización sea receptiva a los cambios. El objetivo a alcanzar sería que lo único permanente en la empresa sea el propio cambio.

Para que su organización pueda asimilar el cambio debe formar e informar intensivamente a todo el personal. Hay que minimizar la inseguridad que proporcionan los cambios.

Una vez ha incorporado la cultura del cambio en su empresa siga los siguientes pasos:

1-      Seleccionar el proceso o tema a mejorar. Para seleccionar el tema a tratar nos podemos basar en argumentos económicos, de seguridad laboral, ergonómicos o de mejora del clima social.

2-      Crear un equipo y asignar responsabilidades y recursos

3-      Recoger toda la información necesaria relacionada con el tema seleccionado. Medir el proceso actual. Identifique los indicadores claves para poder compararlos posteriormente.

4-      Analizar las alternativas y diseñar un nuevo método

5-      Implantar el nuevo método.

6-      Comprobar los resultados. Compararlos con los iniciales.

7-      Crear sistemas que garantice el mantenimiento del nuevo método.

El hecho de incorporar la mejora continua en la gestión de nuestra organización, además de los beneficios directos, nos aporta un beneficio mayor si cabe. Este es el fomento de la gestión participativa. Los trabajadores necesitan reconocimiento por su labor y hacerlos participar en mejoras de los procesos les da una motivación muy importante.

Por otro lado, no se olvide de establecer algún sistema de recompensas. No necesariamente deben ser económicas. Ejemplos de recompensas: Un jamón y unas botellas de vino para el equipo que ha generado la mejor idea, un importe económico equivalente a un determinado porcentaje del ahorro conseguido destinado a comprar elementos para el propio puesto de trabajo,  etc. La mejor idea del año puede ganar un fin de semana en algún lugar con encanto.

Publique las mejoras. Haga que sus empleados estén orgullosos de mejorar la empresa donde trabajan. La sentirán como suya.

Tenga en cuenta que el mayor valor aportado por sus trabajadores es su materia gris.

¡NO ESPERE MÁS! ¡EMPIECE HOY MISMO A MEJORAR SU ORGANIZACIÓN!

Exito

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

“Para que necesito cambiar ¡Yo ya estoy bien así!”

Todos los seres vivos están en constante cambio

“Somos lo que hacemos, pero somos, principalmente, lo que hacemos para cambiar lo que somos” Eduardo Galeano

 Vida es equivalente a cambio. Todo lo que está vivo se mueve, se transforma, cambia. Las personas y las organizaciones también necesitan cambiar constantemente para vivir y para sobrevivir.

Aunque no sea voluntad de la empresa, ¿Qué cambia en las organizaciones?  La tecnología, las necesidades de los clientes, las leyes, los costes de los recursos, los valores y capacidades de los empleados. Por tanto, si la empresa se compone de elementos que están cambiando constantemente ¿Cómo no va a cambiar ella misma?

Ya que las empresas, quieran o no, se ven inmersas en un cambio constante, lo deseable sería poder controlar y dirigir esos cambios.

Dado que actualmente los ritmos de cambio son mucho más rápidos que tiempo atrás, se considera recomendable que anualmente la empresa introduzca cambios organizativos moderados y, cada cuatro años, cambios más profundos.

Probablemente la mayoría de  lectores esté de acuerdo con los párrafos anteriores. Entonces, ¿Por qué nos cuesta tanto cambiar?

Cambiar es incómodo, molesto, nos obliga a abandonar un estado de seguridad para entrar en un escenario incierto del que no sabemos exactamente como saldremos.

¿Cómo conseguir un cambio organizacional con éxito?

Los seres humanos nos movemos cuando sentimos alguna necesidad. Cuando no existe malestar, no hay problema; donde no hay problema, no hay acción.

De lo anterior se desprende que el mejor momento para cambiar es cuando la organización está sufriendo alguna tensión que motive la búsqueda de soluciones alternativas. En el caso de que no exista tal tensión es necesario considerar los costes de no hacer nada respecto a un escenario futuro.

Un ingrediente fundamental, imprescindible para iniciar cualquier proceso de cambio, es el apoyo claro y explícito de la alta dirección de la empresa. De su entusiasmo y compromiso dependerá el éxito.

¿Qué podemos hacer para facilitar los cambios?

Los cambios son momentos de tensión y hay que realizar una serie de acciones para garantizar que se llevará a cabo de un modo óptimo y con las menos fricciones posibles.

La primera acción que debe realizar la empresa ante un cambio es observar y analizar qué resistencias aparecen. Este análisis permitirá descubrir posibles ineficiencias organizativas.

La estrategia más sencilla y eficaz para favorecer el cambio es combinarlo con la propuesta de una serie de mejoras en las condiciones de trabajo de los empleados (enriquecimiento del contenido del trabajo, promoción, cambios en el estilo de liderazgo, reciclajes profesionales, etc.) Difícilmente un empleado se negará a un escenario que perciba como una mejora.

Una de las herramientas más poderosas para facilitar el cambio es LA INFORMACIÓN. Para disminuir el nivel de ansiedad que generan los cambios se debe hacer un plan de comunicación que responda, a todos los niveles, de las repercusiones de los cambios. Si fuera posible, habría que dar información personalizada ya que cada persona es más sensible a un determinado canal de comunicación.

Mediante una información adecuada podemos minimizar  las amenazas reales o imaginarias, y el miedo a lo desconocido, causado por la desinformación. La transparencia es uno de los mejores catalizadores del cambio. Si los empleados entienden los motivos del cambio se reducirá la resistencia.

Pretender ejecutar cambios tecnológicos o implantar cambios de gestión sin tener en cuenta el aspecto humano de la organización nos llevará directamente al fracaso más estrepitoso.

La segunda herramienta para garantizar el  cambio es LA CAPACITACIÓN. Prepárese y prepare a su equipo para que el escenario futuro sea un escenario conocido y, si es posible, deseado. Si capacita al personal no tendrá temor a enfrentarse a nuevos retos.

La tercera herramienta que le permitirá asegurar un cambio eficiente es LA MOTIVACIÓN. Consiga demostrar que el nuevo escenario es más estimulante que el anterior y que, tanto a nivel individual como colectivo, las ventajas y beneficios serán mayores. Ofrezca premios que aumenten el deseo de cambio. Los premios no necesariamente deben ser económicos. En ocasiones el reconocimiento por la labor bien hecha puede ser el mejor premio. Otro modo de motivar al personal es mediante la participación y la implicación directa en el diseño e implementación del cambio. Es difícil que una persona se resista a una decisión de cambio en la que ha participado activamente. Por lo tanto, hemos de hacer participar al máximo número de personas posible y, con mayor énfasis, a aquellas personas más reticentes al cambio.

En realidad, las personas no presentan resistencia ante el cambio en sí, sino ante la posibilidad de pérdida. Por lo tanto, para minimizar el efecto adverso del cambio hemos de demostrar que la pérdida es inexistente o, si existe, queda sobradamente compensada.

A ser posible, es recomendable introducir los cambios gradualmente, con el fin de minimizar la resistencia, ya que los cambios bruscos generan mucha ansiedad, y ésta a su vez, resistencia.

Etapas del cambio

1-      Evaluar la situación y la necesidad de cambio en la organización.

2-      Implicación de la alta dirección.

3-      Establecer un plan.

4-      Proporcionar información sobre el cambio.

5-      Motivar al personal. Comunicar los beneficios a alcanzar e implicarlo en el diseño del cambio.

6-      Capacitar y entrenar al personal.

7-      Controlar, revisar y ajustar el plan establecido.

También hay que tener en cuenta que en ocasiones, la resistencia al cambio viene dada por la estructura de la misma organización, la cual se ha dotado de un conjunto compacto de normas y procedimientos que dificultan la flexibilidad y rapidez en la adaptación a las nuevas realidades que van apareciendo.

“Siembra un pensamiento y cosecharás una acción, siembra una acción y cosecharás una costumbre, siembra una costumbre y cosecharás un carácter, siembre un carácter y cosecharás un destino” Charles Reade

Publicado en Uncategorized | 2 comentarios

¿Tienes una estrategia para tu negocio?

Con respecto a la estrategia de nuestro negocio tenemos dos opciones. La primera, movernos en la dirección que sopla el viento, nos lleve donde nos lleve. La segunda, disponer de una vela y un timón para utilizar el viento y dirigir todas las fuerzas hacia un destino definido.

Yo prefiero la segunda opción. Para poder dirigir mi negocio debo conocer y analizar, tanto las fuerzas externas a mi empresa, como las internas. Para ello existe una herramienta que nos facilita la creación de una visión estratégica de nuestro negocio: EL ANÁLISIS DAFO.

¿Qué es el análisis DAFO?

Es un sistema de diseño de estrategias empresariales. Permite tener una visión sintética de nuestra situación y nos facilita la toma de decisiónes a nivel estratégico.

¿De qué se trata?

DAFO está compuesto de las siguientes palabras: Debilidades, Amenazas, Fortalezas y Oportunidades.

Se trata de anotar estas características relacionadas con nuestro negocio teniendo en cuenta que debilidades y fortalezas se refiere a características internas y amenadas y oportunidades a aspectos externos a nuestro negocio.

Una vez hemos plasmado todos los aspectos internos y externos estaremos en disposición de trazar estrategias coherentes.

Teniendo en cuenta que una empresa se comporta como un ser vivo, integrado en un ecosistemas, nos conviene tener siempre cerca nuestro análisis DAFO con el fin de ir adaptándolo a las nuevas situaciones que se vayan planteando.

¿Cómo lo puedo utilizar?

Te adjunto un documento donde se explica el funcionamiento del sistema.

ANÁLISIS DAFO (ORGANIZAPYMES))

¡¡ Te deseo un gran éxito!!

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , | Deja un comentario

Principios de economía de movimientos

PRINCIPIOS DE ECONOMÍA DE MOVIMIENTOS

Hay varios principios de economía de movimientos que son resultado de la experiencia y constituyen una base excelente para idear métodos mejores en el lugar de trabajo. Frank Gilberth, fundador del estudio de movimientos, fue el primero en utilizarlos, y posteriormente fueron ampliados por otros especialistas, particularmente el profesor Barnes. Se pueden clasificar en tres grupos:

1-      Utilización del cuerpo humano

2-      Distribución del lugar de trabajo

3-      Modelo de las máquina y herramientas

Sirven por igual en talleres y oficinas, y, aunque no siempre es posible aplicarlos, constituyen una base excelente para mejorar la eficacia y reducir la gatiga del trabajo manual. A continuación detallamos en forma un tanto simplicada.

1-      Utilización del cuerpo humano. Siempre que sea posible:

  1. Las dos manos deben comenzar y completar sus movimientos a la vez.
  2. Nunca deben estar inactivas las dos manos a la vez, excepto durante los periodos de descanso.
  3. Los movimientos de los brazos deben realizarse simultáneamente y en direcciones opuestas y simétricas.
  4. Los movimientos de las manos y del cuerpo deben caer dentro de la clase más baja con que sea posible ejecutar satisfactoriamente el trabajo.
  5. Debe aprovecharse el impulso cuando favorece al obrero, pero debe reducirse a un mínimo si hay que contrarrestarlo con un esfuerzo muscular.
  6. Son preferibles los movimientos continuos y curvos a los movimientos rectos en los que hay cambios de dirección repentinos y bruscos.
  7. Los movimientos de oscilación libre son más rápidos, más fáciles y más exactos que los restringidos o controlados.
  8. El ritmo es esencial para la ejecución suave y automática de las operaciones repetitivas, y el trabajo debe disponerse de modo que se pueda hacer con un ritmo fácil y natural, siempre que sea posible.
  9. El trabajo debe disponerse de modo que los ojos se muevan dentro de límites cómodos y no sea necesario cambiar de foco a menudo.

2-      Distribución del lugar de trabajo

  1. Debe haber un sitio definido y fijo para todas las herramientas y materiales, con objeto de que se adquieran hábitos.
  2. Las herramientas y materiales deben colocarse de antemano donde se necesitarán, para no tener que buscarlos.
  3. Deben utilizarse depósitos y medios de “abastecimiento por gravedad”, para que el material llegue tan cerca como sea posible del punto de utilización.
  4. Las herramientas, materiales y mandos deben situarse dentro del área máxima de trabajo y tan cerca del trabajador como sea posible.
  5. Los materiales y las herramientas deben situarse en la forma que dé a los gestos el mejor orden posible.
  6. Deben utilizarse, siempre que sea posible, eyectores y dispositivos que permitan al operario “dejar caer” el trabajo terminado sin necesidad de utilizar las manos para despacharlo.
  7. Deben preverse medios para que la luz sea buena, y facilitarse al obrero una silla del tipo y altura adecuados para que se siente en buena postura. La altura de la superficie de trabajo y la del asiento deberán combinarse de forma que permitan al operario trabajar alternativamente sentado o de pie.
  8. El color de la superficie de trabajo deberá contrastar con el de la tarea que realiza, para reducir así la fatiga de la vista.

3-      Modelo de las máquinas y herramientas

  1. Debe evitarse que las manos estén ocupadas “sosteniendo” la pieza cuando ésta pueda sujetarse con una plantilla, brazo o dispositivo accionado por el pie.
  2. Siempre que sea posible deben combinarse dos o más herramientas.
  3. Siempre que cada dedo realice un movimiento específico, como para escribir a máquina, debe distribuirse la carga de acuerdo con la capacidad inherente a cada dedo.
  4. Los mangos, como los utilizados en las manivelas y destornilladores grandes, deben diseñarse para que la mayor cantidad posible de superficie esté en contacto con la mano. Es algo de especial importancia cuando hay que ejercer mucha fuerza sobre el mango.
  5. Las palancas, barras cruzadas y volantes de mano deben situarse en posiciones que permitan al operario manipularlos con un mínimo de cambio de posición del cuerpo y un máximo de “ventajas mecánicas”

FUENTE: Introducción al estudio de trabajo. 4a edición. Copyright © Organización  Internacional del Trabajo 1996.

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , | Deja un comentario